';

Plantas desalinizadoras

Ante la sequía que enfrenta la zona de Santa Cruz de Guanacaste, la empresa Florida Ice & Farm (Fifco) impulsó la construcción de una planta desalinizadora con el fin de llevar agua potable a su proyecto inmobiliario y hotelero, ubicados en playa Conchal.

La nueva planta utiliza la tecnología de ósmosis inversa y su función consiste en la toma de agua de mar submarina y disposición final de la salmuera por dilución en el océano.

Esta incluye sistemas de pre-filtrado de líquido de mar, membranas para la separación del recurso hídrico desalinizado, filtros y bombas de presión, así como tableros de instrumentación y control.

De acuerdo con Gisela Sánchez, directora de Relaciones Corporativas de Fifco, se optó por el uso de la tecnología de ósmosis inversa, porque es la más empleada en proyectos de este tipo.

La misma consiste en aplicar una alta presión generada por una corriente eléctrica al agua de mar para forzarla a pasar por unas membranas semi-permeables, que permiten el paso de las moléculas de agua, pero no las de sal, produciendo de esa forma el agua desalinizada.

Para el desarrollo de la planta se requirieron elementos que conforman el sistema de desalinización como la toma submarina, tubería de succión, cárcamos de bombeo, tubería de conducción, tres módulos de desalinización, su obra civil, la tubería de descarga y sistema de difusores para llevar la salmuera de vuelta al mar.

En cuanto a los cárcamos de bombeo, estos son de concreto y los módulos de desalinización utilizan diferentes materiales, siendo el más sobresaliente el acero inoxidable que además de evitar la corrosión permite trabajar a altas presiones requeridas en el proceso de ósmosis inversa.

Para el correcto funcionamiento de la nueva planta desalinizadora en playa Conchal, se requiere de un mantenimiento tanto preventivo como correctivo. Entre las principales actividades de conservación de este tipo de equipos, están la reposición de las membranas.

“Pese a que el mismo sistema está previsto para realizar retrolavados que permiten desbloquear los orificios de las membranas que se van obstruyendo con su uso, deben ser cambiadas cada cierto tiempo para mantener el máximo nivel de eficiencia”, comentó Sanchez.

Para el desarrollo de la planta se necesitó de una instalación altamente tecnificada con poca mano de obra. La excavación se realizó con un equipo especial que permite perforar y colocar las tuberías sin la necesidad de hacer franjas superficiales y los módulos de desalinización ya vienen pre-ensamblados.

La misma, entrará en operación en sus 2 módulos de 500m3 cada uno a inicios del 2016, con esta nueva fuente se permitirá abastecer el proyecto inmobiliario de Fifco sin depender del régimen de lluvia de la zona.

En cuanto al proceso de diseño, una vez que Fifco obtuvo la aprobación para el proyecto, se elaboraron los estudios detallados. Para ello, se conformó un equipo interdisciplinario dentro de la empresa con las áreas de desarrollo e ingeniería, finanzas, compras, legal y ambiental, apoyados con expertos externos en ingeniería civil e hidrogeología.

Luego, procedieron con este grupo a elaborar un cartel de especificaciones para la selección del proveedor y la mejor tecnología disponible en el mercado. En paralelo, se trabajó en la tramitación de todos los permisos requeridos para la implementación de este tipo de proyectos, siendo los permisos ambientales y las concesiones requeridas los más relevantes.

En cuanto al proceso constructivo, se inició con las bases y la obra civil para la ubicación de los módulos de desalinización, que vienen ya pre-ensamblados de fábrica para su pronta y rápida instalación.

De forma simultánea se realizó la perforación horizontal para la colocación de las tuberías para la captación y descarga de la salmuera.

De acuerdo con Sánchez, con la puesta en marcha de esta planta desanilizadora en Guanacaste se abre una nueva alternativa para la ejecución de este tipo de proyectos en Costa Rica y la región.

“La curva de aprendizaje permitirá a las autoridades un mayor conocimiento y por ende mayor agilidad y celeridad para la aprobación de este tipo de proyectos. Adicionalmente, la desanilización permite reducir la presión sobre los acuíferos al provenir de una fuente de alta disponibilidad como es el agua de mar”, comentó Sánchez.

Este proyecto es el primero en desarrollarse en el país y en Centroamérica. Usualmente, son más comunes en zonas de desiertos como en Dubai y Afganistán.

Tecnologías y sistemas

Para el desarrollo de la planta desalinizadora se utilizó tubería de polietileno de la empresa Asahi, dedicada a proveer tuberías, válvulas y accesorios de primera calidad a los mercados de acueductos, construcción e industria, para el manejo de agua potable y de incendio.

Según explicó Armando Salas, gerente general de dicha compañía, la red para el transporte de las aguas cuenta con características flexibles, y a su vez es resistente al agua de mar y al sol, a diferencia del hierro que se oxida y al PVC que se desprendería porque se basa en empaques con uniones.

Además, Salas mencionó que estas tuberías de polietileno van termo fusionadas, lo que hace que sea como una manguera de 600m para succionar el agua.

Por otra parte, para este proyecto se implementaron algunas tecnologías novedosas como el sistema de perforación direccional con el que se instala la tubería.

Esta ya sido utilizada en el país, pero es la primera vez que se usó en un emisario submarino, permitiendo colocar la tubería por debajo de la tierra sin la necesidad de abrir una zanja. Dicho sistema también permitió poner los ductos de cable eléctrico sin alterar la naturaleza en la reserva.

En el proyecto se instalaron seis bombas de turbinas verticales y están diseñadas con material y recubrimiento especial para el manejo del agua salada. Las mismas serán las encargadas de succionar el agua de sal desde el océano a la planta e introducirá el líquido al equipo que se encarga del proceso de desalinización.

FERNANDEZ VAGLIO Constructora